La línea C Vital potencia la acción antioxidante y antiedad gracias a lo mejor de la acción de la Vitamina C Pura formulada para su estabilidad, así como su eficaz combinación con la Vitamina E y el Ácido Lipoico. C VITAL neutraliza los efectos nocivos de los radicales libres, previniendo y reparando, de forma natural y directa, los signos visibles de la piel debido al envejecimiento cutáneo.

La Vitamina C, aplicada de manera tópica, ofrece entre 20 y 40 veces más concentración que con la administración oral. La formulación (a base de Vitamina C pura y estable) de la línea C VITAL consigue reducir la longitud y la profundidad de las arrugas hasta un 17%, además de prevenir su aparición. El tratamiento puede iniciarse en cualquier época del año, de forma continuada y tantas veces como se necesite.

Piel visiblemente rejuvenecida y luminosa gracias a los antioxidantes. El estrés, la polución, el exceso de sol o los cambios bruscos de temperatura, producen radicales libres que dañan las células de la piel y aceleran la aparición de signos de envejecimiento prematuro, como la formación de arrugas, líneas de expresión, pérdida de elasticidad y falta de luz en la piel. Envejecemos porque nos “oxidamos” debido a la disminución de nuestra capacidad de defensa natural antioxidante frente a los radicales libres. La función de los antioxidantes es esencial para frenar el envejecimiento cutáneo, pues intervienen en la síntesis de colágeno y melanina, mejorando las arrugas superficiales y unificando el tono de las manchas solares, devolviendo al rostro su luminosidad, suavidad y vitalidad.

Tratamiento completo

Beneficios de los antioxidantes

Vitamina C, excelente activo natural. La Vitamina C (o ácido ascórbico) se considera un poderoso antioxidante que previene el daño en el ADN de las células, siempre expuestas a los radicales libres y a la radiación solar, frenando el envejecimiento cutáneo. Además, es un blanqueador no irritante que al mismo tiempo reduce las líneas finas y las arrugas del rostro, ya que el aumento local de vitamina C interviene en el proceso de generación de colágeno. Como resultado, la Vitamina C aporta elasticidad y firmeza a la piel.

Vitamina E, antioxidante liposoluble. La vitamina E es un protector biológico particularmente activo contra la oxidación de las membranas celulares a nivel lipídico, es decir, se acumula en el tejido adiposo, para que el organismo recurra a ella conforme sea necesario. Es un potente antioxidante por sí solo, pero sus efectos son amplificados cuando actúa con otros antioxidantes, como la Vitamina C y el Ácido Lipoico. La vitamina E aumenta la microcirculación de la piel, mejorando su elasticidad y reduciendo las arrugas, además, es un buen protector frente a la radiación UV.

Ácido Lipoico, antioxidante universal. Se le considera como el "antioxidante universal" porque es liposoluble e hidrosoluble, esto significa que puede eliminar los radicales libres en cualquier parte de la célula. Sus propiedades protectoras frente al envejecimiento cutáneo son diversas, pues mejora el funcionamiento celular, refuerza la función barrera de la piel y evita su pigmentación. La principal característica de este ácido es que potencia los efectos positivos de otros antioxidantes, como la vitamina E y C, ayudando a regenerar estas vitaminas en el cuerpo. Tiene efectos visibles inmediatos, pues utilizando Ácido Lipoico en tratamientos faciales se incrementa el brillo de la piel a los pocos días del inicio, atribuido a una mejora de la microcirculación cutánea.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies